22/1/08

Escultura gótica - Siglo XV

Fue muy popular en los Países Bajos. Las obras principales son retablos, trípticos y polípticos. En España el S. XV es uno de los más florecientes en lo que a escultura se refiere.

A la influencia de Borgoña le va a suceder la influencia flamenca, coincidiendo con la llegada de los artistas flamencos atraídos por la riqueza y lujo de los nobles y reyes españoles. Destacan sillerías de coro, retablos y monumentos funerarios. En esta segunda mitad del S. XV las catedrales, iglesias y colegiatas comienzan a enriquecerse con estos elementos.

En Toledo destaca la obra de Juan Guash en el convento de San Juan de los Reyes.




En Burgos hay un escultor que es Gil de Siloé, extraordinario virtuosista técnico tanto en retablos en madera como en trabajos en piedra o alabastro. Es el mayor ornamentista de la época, puesto que enriquece sus figuras con todo tipo de ornamentos. Es de origen flamenco y se caracteriza por su extraordinaria capacidad para traducir en la piedra las cualidades y calidades de las cosas.

Algunas de sus obras más importantes son:


El retablo de la Cartuja de Miraflores





El retablo de la Capilla de Santa Ana en la Catedral de Burgos



El sepulcro del Rey Juan II y su esposa Isabel, padres de Isabel La Católica
(Cartuja de Miraflores)